>>Inflamm-aging y envejecimiento

Inflamm-aging y envejecimiento

Inflamm-aging es un término que combina dos palabras inglesas: inflammation (inflamación) y aging (envejecimiento).

Se refiere a la conexión entre los procesos que provocan el envejecimiento y un tipo de inflamación crónica de baja intensidad.

Qué es el inflamm-aging

Una inflamación crónica leve (low grade), persistente (crónica), que carece de síntomas visibles (latente), pero que produce efectos sistémicos en todo el organismo. Entre los efectos de la inflamación crónica se encuentra la aceleración de todos los procesos de envejecimiento de la piel: el inflamm-aging.

Las investigaciones sobre el inflamm-aging

El término inflamm-aging fue acuñado en el año 2000 por Claudio Franceschi, un investigador de los mecanismos del envejecimiento de la Universidad de Bolonia.
Franceschi llevó a cabo una serie de investigaciones sobre la evolución de los mecanismos inmunitarios y el estrés en invertebrados y mamíferos. (1)

En menos de veinte años, los numerosos estudios científicos dedicados a la teoría del inflamm-aging han abierto una nueva perspectiva del envejecimiento, situándolo en estrecha relación con la enfermedad crónica (2).
Así mismo, estos estudios han demostrado que el inflamm-aging supone una hipótesis biomédica interesante para la visión moderna de la medicina personalizada (Systems Medicine) (3).

De la inflamación al inflamm-aging

La inflamación aguda representa un mecanismo de defensa que el organismo activa, de forma transitoria, para combatir situaciones de peligro, que pueden estar causadas por agentes patógenos externos o eventos traumáticos.
Sin embargo, cuando, por diferentes motivos, el estado inflamatorio persiste y la inflamación se cronifica (por ejemplo, en patologías cutáneas como la dermatitis atópica y la psoriasis), las consecuencias para los tejidos comienzan a ser relevantes. La inflamación se acompaña de síntomas específicos y manifestaciones clínicas evidentes: enrojecimiento, prurito, dolor, engrosamiento cutáneo.
A pesar de que no posee signos clínicos y es asintomático, el inflammaging es una inflamación y puede generar daños importantes en células y tejidos. Por tanto, se trata de un factor de riesgo para muchas patologías crónicas.

Por qué se desarrolla el inflamm-aging

El inflammaging parece ser un deterioro progresivo de la respuesta fisiológica que el cuerpo activa cuando debe eliminar sus propios «residuos celulares» (5).
Cuando una célula se estresa, daña o muere (por ejemplo, después de un exceso de nutrientes, de calor, de radiaciones o por el ataque de agentes patógenos), las moléculas que normalmente están protegidas en compartimentos aislados (orgánulos citoplásmicos en el interior de la célula) se liberan. De esta forma, se activa una reacción defensiva.

Este mecanismo fisiológico de defensa está presente tanto en jóvenes como en ancianos y se acciona para proteger los tejidos frente a los residuos autogenerados. No obstante, con el paso de los años, se convierte en patológico y se transforma en un estado inflamatorio crónico y persistente: el inflamm-aging, un factor de riesgo significativo para la salud.
De hecho, la literatura científica ha señalado que existe una correlación entre el inflamm-aging y enfermedades crónicas de base inflamatoria como el Alzheimer, patologías cardiovasculares, diabetes de tipo II, pero también cáncer (6).

Cómo se propaga el inflamm-aging

El inflamm-aging se puede extender como un foco de célula a célula y probablemente también de órgano a órgano.
Esta transmisión es posible gracias a una clase de moléculas denominadas micro-ARN (MiR) que desempeñan un papel clave en la regulación de la expresión génica. Pero hay más: también influyen en la regulación de las vías inflamatorias.

En concreto, tres de estas moléculas, llamadas MiR 21, MiR 126 y MiR 146a (o micro-ARN inflamatorios), presentan una significativa actividad pro-inflamatoria. Los micro-ARN inflamatorios tienen como objetivo específico la vía del F-kB, un complejo proteico fundamental para regular la respuesta inmunitaria a las infecciones. Esta vía es una antigua forma de defensa celular que regula los procesos inflamatorios causados por la oxidación, pero también está directamente implicada en los procesos de envejecimiento (7).
Los niveles plasmáticos de estos MiR varían con la edad y la presencia de patologías inflamatorias. Por ello son estudiados como posibles biomarcadores: el MiR21 en concreto es hoy en día considerado un importante biomarcador del inflammaging (8).

El secreto de la longevidad

Los estudios a personas de la tercera edad coordinados por el doctor Franceschi evidencian que las personas que viven más tiempo presentan altos niveles de moléculas que potencian la inflamación crónica, pero al mismo tiempo también de moléculas que la combaten.
El secreto de la longevidad no radica, por tanto, en la ausencia de inflamación, sino en la capacidad intrínseca del individuo para mantener el equilibrio adecuado entre inflamm-aging y anti inflamm-aging (4).

En esta noticia, hablamos de:
Bibliografia:
  1. Franceschi et al. Inflammaging An evolutionary perspective on Immunosenescence Ann. N.Y. Acad. Sci. 908, 244-254, (2000).
  2. K. Kennedy et al Geroscience : Linking Aging to chronic desease Cell 159 , 6, (2014)
  3. C: Castellani Systems medicine and inflammaging Briefimgs in Bioinformatics, 1-14, (2015)
  4. Franceschi et al Inflammaging and Anti inflammaging : a systemic perspective on aging and longevity emerged from studies in humans Mechaninism of Aging and Development 128, 92-105 ( 2007)
  5. Franceschi and J. Campisi Chronic inflammation (Inflammaging) and its potential contribution to age associated deseases Journal of Gerontology A biol Sci Med Sci (2104)
  6. Xia et al An update on Inflammaging : mechanism prevention and treatment Journal of Immunolgy Research (2016 )
  7. Salminen and K. Kaarniranta NF-kB Signaling in the aging process J Clin Immunol 29 397-405, (2009)
  8. Olivieri Age-related differences in the expression of circulating microRNAs: miR-21 as a new circulating marker of inflammaging. Mech Ageing Dev. 133(11-12):675-85( 2012)