>>Baño del bebe y cambio de pañal: cómo y cuándo hacerlo

Baño del bebe y cambio de pañal: cómo y cuándo hacerlo

«¿Con qué frecuencia se tiene que bañar a los bebés?»
«¿Cómo evitar la dermatitis de pañal?»

Cuando llegas a casa por primera vez con tu bebé, es normal que te asalten mil preguntas y dudas. En este artículo encontrarás consejos sobre la higiene del recién nacido y sobre el cuidado de su delicada piel.

Ante todo, hay que destacar que la piel del recién nacido, y en general del niño antes de la pubertad, es muy distinta de la piel del adulto. De hecho, no produce sebo ni malos olores. Por consiguiente, se ensucia menos y es importante mantenerla hidratada para evitar que se seque.

El ritual del baño

La higiene del bebé no es igual que la de los adultos. La finalidad del baño del adulto es eliminar la suciedad y desengrasar la piel del sebo, mientras que, para el recién nacido el baño representa, sobre todo, un ritual de placer y relax.

Así pues, un limpiador para recién nacidos no tiene que desengrasar, si no que debe de tener una acción reparadora, siendo recomendable utilizar  productos para el baño que contengan sustancias similares a las que constituyen la barrera cutánea, como los aceites con base delicada.

Debemos de evitar productos que contengan:

  • Tensioactivos agresivos (sustancias con propiedades desengrasantes, que reaccionan formando espuma)
  • Agentes desengrasantes demasiado agresivos, ya que eliminarían los lípidos que constituyen la barrera cutánea, debilitándola.
  • Perfumes agresivos.

Baño del recién nacido: ¿cuándo y cómo?

Por lo que se refiere a la frecuencia del baño no existen reglas específicas. Si el bebé reacciona de forma positiva al ritual, se puede hacer todos los días. Si en cambio protesta, puede ser suficiente incluso una vez por semana.

Para ayudar al niño bebé a relajarse durante el baño es importante crear el ambiente adecuado. Para ello, os damos una serie de recomendaciones:

  • Controla siempre la temperatura del agua, tiene que estar tibia y no caliente. Para comprobar la temperatura puedes utilizar un termómetro o el codo.
  • Introduce en la bañera algunos juguetes.
  • El baño no debería durar más de 10 minutos.
  • Evita oscilaciones de temperatura tanto en el momento de la inmersión como cuando el bebé salga del agua.
  • Después del baño, para mejorar la sensación de bienestar, aplica una crema hidratante o un poco de talco con un ligero masaje. La crema o el talco se tienen que aplicar incidiendo en los pliegues de la piel y en las zonas sometidas a sudor o fricción. Elige fórmulas fluidas, ya que son más hidratantes y evitan el riesgo de inhalación.

 

Todo sobre el cambio de pañal

El contacto de la orina y las heces con la delicada piel del bebé altera el pH y puede provocar irritación. De ahí la importancia de cambiar el pañal lo antes posible.

Después del cambio de pañal, lava la zona con agua tibia y un jabón delicado.

Cuando estés fuera de casa y no dispongas de agua, puedes recurrir a las toallitas húmedas.  Sin embargo, recuerda que las sustancias limpiadoras que contiene la toallita no se aclararán y permanecerán en contacto con la piel del niño.

Por lo tanto, escogeremos toallitas que sean delicadas y respetuosas con la barrera cutánea y libres de sustancias desengrasantes.

Por último, es aconsejable aplicar una crema emoliente después del cambio de pañal que ayudará a evitar alteraciones de la barrera cutánea y la posible aparición de la dermatitis de pañal.

 

La información suministrada no sustituye las recomendaciones médicas. El contenido tiene fines ilustrativos y no sustituye la opinión del experto.