>>Ceramidas, la columna vertebral de la barrera epidérmica

Ceramidas, la columna vertebral de la barrera epidérmica

Las palabras «grasas» o «lípidos» pueden tener una connotación negativa, ya que a menudo se asocian a problemas como obesidad o aterosclerosis.
Pero la grasa no es siempre “mala”.
Al contrario, cuando se refiere a la piel, el término «lípidos» (del griego «lipos» que significa grasa) se convierte en sinónimo de bienestar. Esto es debido a que son precisamente algunos lípidos los que garantizan la funcionalidad de la barrera cutánea, impidiendo la entrada de sustancias perjudiciales en las capas más internas de la piel y evitando que se produzca una evaporación excesiva de agua.

Los lípidos fundamentales de la barrera epidérmica son:

  • Ceramidas
  • Colesterol
  • Ácidos grasos

¿Qué son las ceramidas?

Las ceramidas representan la columna vertebral de la barrera epidérmica, retienen agua de forma eficaz en nuestro cuerpo, un elemento indispensable para el equilibrio de células y órganos.

Son moléculas lipídicas formadas por un ácido graso y por una esfingosina, un componente de las membranas celulares. Se sintetizan en la piel a partir de estructuras precursoras (las glucosilceramidas) gracias a la acción de enzimas específicas (ceramida sintetasa).

Las ceramidas se han estudiado ampliamente en los últimos 20 años, pero todavía queda mucho por descubrir.
Hasta ahora, se han identificado aproximadamente 300 tipos de ceramidas en el estrato córneo, la capa más externa de la piel, pero los investigadores creen que podría haber más de 1000.

Las variantes son tan numerosas porque las ceramidas difieren entre sí en algunos detalles, como la longitud de la cadena de ácido graso o la presencia de un grupo funcional hidrófilo.

¿De qué están hechas las ceramidas?

Como ya comentamos, las ceramidas están formadas por un ácido graso y por la esfingosina. Se disponen en cadenas lineales de distinta longitud, adoptando formas «extendidas» capaces de interconectarse entre sí, tanto horizontal como verticalmente.

En estas cadenas largas se pueden encontrar algunos elementos funcionales como los grupos hidroxilo (-OH), formados por oxígeno e hidrógeno, que funcionan como puntos de anclaje para retener las moléculas de agua. De esta manera se forma una auténtica «arquitectura» de láminas lipídicas que se superponen entre sí de forma compacta para formar estructuras laminares.

El papel de las ceramidas en la protección de la piel

En esta estructura, las ceramidas se intercalan con moléculas de ácidos grasos y colesterol. De este modo, forman el “cemento” intercelular fluido y elástico que mantiene ordenados los «ladrillos» de la piel: los corneocitos.

Esta estructura se genera únicamente si cada elemento se encuentra en el lugar y en la cantidad adecuados.

Cualquier mínima variación en la relación cualitativa y cuantitativa entre los lípidos de la barrera cutánea implica una alteración de la arquitectura general de la piel con consecuencias significativas en su funcionalidad, que es posible medir con el aumento de la pérdida de agua transepidérmica (transepidermal water loss, TEWL).

Es por esta razón que las principales patologías cutáneas, como la dermatitis atópica y la psoriasis, se pueden atribuir a una carencia de ceramidas.
De hecho, la dermatitis atópica y la psoriasis están caracterizadas por un déficit de barrera y muchos estudios han demostrado que el aporte de ceramidas, correctamente vehiculizadas en emolientes tópicos, puede ayudar a recuperar el equilibrio de la piel y reducir los síntomas.

Los estudios más recientes indican que las ceramidas pueden ser «generadores de señales» que regulan los procesos cutáneos. En particular, se considera que pueden modular los sistemas de autodefensa de la piel y las respuestas inflamatorias.

¡Pero este papel está aún por descubrir!

 

La información suministrada no sustituye las recomendaciones médicas. El contenido tiene fines ilustrativos y no sustituye la opinión del experto.

Bibliografia:
  1. P.M. Elias Structure and function of the stratum corneum Extracellular matrix  Journal of Investigative Dermatology 132 (2012) , 2131-2133
  2. D.J.Moore and A.V. Rawlings The chemistry, function and (patho)physiology of stratum corneum barrier ceramides International Journal of Cosmetic Science (2017) , 1-7
  3. J.A. Bouwstra, M. Ponec  The skin barrier in healthy and diseased state Biochimica et Biophysica Acta 1758 (2006), 2080-2095
  4. M.H.Meckfessel and S.Brandt The structure, function and importance of ceramides in skin and their use as therapeutic agents in skin-care products JAAD 2014; 71:177.84
  5. J. Van Smeden, M. Janssen, G.S. Gooris, J.A. Bouwstra The important role of stratum corneum lipids for cutaneous barrier function Biochimica et Biophysica Acta 1841 (2014) 295-313
  6. Y. Uchida Ceramide signalling in mammalian epidermis Biochimica et Biophysica Acta (2014)  1841(3): 453-462