>>Piel sensible: un síndrome complejo

Piel sensible: un síndrome complejo

La piel sensible es un problema cada vez más extendido a nivel global: aproximadamente el 50% de las mujeres y el 40% de los hombres declaran tener piel sensible.

Normalmente se autodiagnostica. Además, el número de personas que afirman tener la piel sensible ha crecido con los años, de la misma forma que aumentan los productos dedicados a este grupo de consumidores.

¿Pero qué significa «piel sensible»?

¿Qué entendemos por piel sensible?

No disponemos todavía de una definición exacta del término, pero existen diversas teorías:

  • Roland Jourdain, investigador francés, sostiene que «piel sensible» es un término utilizado por individuos que se consideran más intolerantes a los productos aplicados y a los factores ambientales respecto a la población general.
  • Según Miranda A. Farage, investigadora americana, se trata de una sensibilidad exagerada de la piel al uso frecuente o prolongado de productos cotidianos como cosméticos y productos de baño.
  • Laurent Misery, investigadora francesa, define la piel sensible (o reactiva, hiperreactiva, intolerante o irritable) como la aparición de molestias como eritema, escozor, hormigueo, dolor y picor. Todas estas molestias pueden estar provocadas por diversos factores físicos, químicos, psicológicos u hormonales.
  • Harald Loeffler, investigador alemán, distingue entre sujetos con piel sensible (consideran que tienen una piel más sensible que la media), sujetos con piel irritable (desarrollan objetivamente una reacción cutánea más fuerte que la media a un agente irritante) o «stinger» (reaccionan a un test en el que se utilizan sustancias irritantes y sensibilizantes).

De estas definiciones se entiende que «piel sensible» indica las condiciones en las que la piel manifiesta una reacción o está predispuesta a desarrollar manifestaciones cutáneas que no aparecen normalmente.

Las causas de la piel sensible

Algunos estudios sugieren que la sensibilidad cutánea es el resultado de una deficiencia de la función de barrera que lleva la piel a reaccionar a estímulos que normalmente son inocuos.

Se trata de una condición constitucional o temporal que puede estar provocada por:

  • Problemas dermatológicos: eccema, dermatitis atópica, dermatitis seborreica, acné, etc.
  • Contacto con sustancias irritantes: tensioactivos agresivos, alcohol, tejidos sintéticos, etc.
  • Pequeños tratamientos dermocosméticos: luz pulsada, láser, peeling, etc.

Así pues, los factores que pueden desencadenar la sensibilidad cutánea son de distintos tipos:

  • Ambientales: calor, frío, viento, rayos solares, contaminación.
  • Químicos: medicamentos, limpiadores, jabones, cosméticos.
  • Psicológicos: ansiedad, estrés.
  • Hormonales: ciclos menstruales, terapias sustitutivas

Por lo tanto, en los casos de piel especialmente sensible es importante determinar, en primer lugar, las causas de las molestias. Luego será necesario prevenir estas causas y utilizar productos minimalistas, formulados con pocos ingredientes, y que, sobre todo, respeten este tipo de piel.

Sensible, hiperreactiva, alérgica

La sensibilidad cutánea a veces puede estar exacerbada. En estos casos se habla de:

  • Piel hiperreactiva, cuando la piel reacciona de forma excesiva frente agresiones externas de diversos tipos, como condiciones climáticas o sustancias toleradas normalmente.
  • Piel alérgica, cuando se desarrolla una reacción inmunológica retardada tras el contacto con una sustancia (alérgeno).

La información suministrada no sustituye las recomendaciones médicas. El contenido tiene fines ilustrativos y no sustituye la opinión del experto.

Bibliografia:
  1. Jourdain R, de Lacharrière O, Bastien P, Maibach HI. Ethnic variations in self-perceived sensitive skin: epidemiological survey. Contact Dermatitis; 2002;46(3):162-9.
  2. Farage MA. Perceptions of sensitive skin: changes in perceived severity and associations with environmental causes. Contact Dermatitis; 2008;59(4):226-32.
  3. Misery L, Boussetta S, Nocera T, Perez-Cullell N, Taieb C. Sensitive skin in Europe. J Eur Acad Dermatol Venereol; 2009;23(4):376-81.
  4. Inamadar AC, Palit A. Sensitive skin: An overview. Indian J Dermatol Venereol Leprol; 2013;79:9-16
  5. Loeffler H, Aramaki J, Effindi I et al. Sensitive skin. Dermatotoxicology 6th ed, 2004.