>>Psoriasis: causas, síntomas y papel de la barrera cutánea

Psoriasis: causas, síntomas y papel de la barrera cutánea

La psoriasis se presenta mediante manchas eritematosas recubiertas por escamas blanquecinas, frecuentes en su forma más extendida, la «psoriasis en placas».
Durante los últimos 50 años se han formulado varias hipótesis sobre las  causas de la psoriasis. Pero todavía no se ha llegado a definir con claridad la relación de causa-efecto que se encuentra en la base de esta patología.

La psoriasis es una patología inflamatoria crónica de la piel que deriva de la interacción del ambiente con el sistema inmune y la epidermis de sujetos genéticamente predispuestos (1).

En particular, en los últimos años ha cobrado importancia el papel que desempeña la barrera cutánea en la aparición y la progresión de esta enfermedad.

El papel de la barrera cutánea en la psoriasis

Estudios recientes han puesto en evidencia que la piel de sujetos que padecen psoriasis presenta una carencia de lípidos epidérmicos, especialmente de ceramidas (2).

Así pues, la función barrera de estos sujetos está comprometida, con la consiguiente incapacidad de la epidermis de retener de forma adecuada el agua y la posibilidad de penetración de agentes nocivos en su interior (véase el artículo Ceramidas, la columna vertebral de la barrera epidérmica).
En la dermatitis atópica, la alteración de la barrera cutánea es uno de los factores clave en el desarrollo y en la progresión de la patología.

De la misma forma, en la psoriasis, una alteración de la barrera cutánea puede provocar o agravar la sintomatología, estimulando la hiperproliferación de las células cutáneas y activando mediadores proinflamatorios (3).

Las causas de la psoriasis: un círculo vicioso

El círculo vicioso que se establece es complejo y es el resultado de diversos factores.
Debido a los estímulos externos (como traumas o infecciones) la barrera cutánea, de por sí ya comprometida, no responde de forma adecuada.

El daño que se percibe provoca la activación incontrolada del sistema inmune que, a su vez, provoca un mecanismo de reparación de la barrera alterado. En la base de este círculo vicioso se encuentra una predisposición genética (2).

La reparación de barrera en el tratamiento de la psoriasis

Restablecer la funcionalidad de la barrera cutánea es, por lo tanto, un factor clave en el tratamiento de la psoriasis.
Un tratamiento tópico diario, apoya la acción de los medicamentos específicos para la terapia. Es más, ayuda a mantener los resultados obtenidos con la terapia (4).
Un estudio efectuado con personas que padecen psoriasis de grado leve ha puesto en evidencia que la aplicación de cremas de acción emoliente (durante y después del tratamiento tópico con corticosteroides) mejora de forma significativa el cuadro patológico. La mejora consiste tanto en una reducción de las recaídas, como en el mantenimiento en el tiempo de las mejoras obtenidas con los corticosteroides (5).

Del tratamiento a la prevención

Además, basándose en las nuevas evidencias científicas, los emolientes reparadores de barrera pueden tener un papel importante también en la prevención de la psoriasis.
De hecho, un defecto de barrera es uno de los factores implicados en la patogénesis de la psoriasis. El tratamiento de la piel con cremas a base de lípidos epidérmicos desde la infancia puede prevenir el desarrollo o, por lo menos, limitar su gravedad.

 

La información suministrada no sustituye las recomendaciones médicas. El contenido tiene fines ilustrativos y no sustituye la opinión del experto.

Bibliografia:
  1. T. Miyagaki, M. Sugaya Recent advances in atopic dermatitis and psoriasis: genetic background, barrier function and therapeutic targets J Dermatol Sci 78 (2015) 89-94
  2. S. Sano Psoriasis as a barrier disease Dermatol Sinica 33 (2015) 64-69
  3. L. Ye et al. Abnormal Epidermal Barrier Recovery in Uninvolved Skin Supports the Notion of an Epidermal Pathogenesis of Psoriasis J Invest. Dermatol 134 (2014) 2843-2846
  4. J. W. Fluhr et al. Emollients, moisturizers, and keratolytic agents in psoriasis Clin Dermatol 26 (2008) 380-386
  5. S. Seité et al. Emollient for maintenance therapy after topical corticotherapy in mild psoriasis Exp Dermatol 18 (2009) 1076-1078